martes

SEPTIEMBRE DE 2010
Guía para padres y maestros
Lecciones Para Escuela Dominical

Por Gabriela Evangelina Jaime de Riva

TODAS ESTAS CLASES SE ENCUENTRAN BASADAS EN LA REVISTA EL BARQUITO DE JESÚS DEL MES EN CURSO.

  • Con esta Guía, el maestro cuenta con todas las herramientas necesarias para dar las clases de Escuela Dominical a lo largo de todo el mes.
  • Incluye tantas lecciones como domingos tenga el mes.
  • Se complementa perfectamente con el resto de la revista, así la Guía para Maestros, es el Libro del Maestro; y El Barquito de Jesús, el Libro del Alumno.
  • Cada lección de la Guía, está basada en una sección de la revista que los chicos utilizarán como material de apoyo.
  • Esta Guía no es un suplemento, sino que forma parte de un todo para que el maestro pueda dictar sus clases sin necesidad de otro material.
  • ¡Sáquele provecho! Y si tiene alguna duda o sugerencia, por favor escríbanos: elbarquito@argentina.com

Bienaventurados los que se dejan guiar por Jesús

Objetivos

  • Comprender el significado de “mansos”.
  • Estar dispuestos a que Dios nos GUÍE.
  • Entregar nuestra voluntad a Dios, para que Él haga la suya en nosotros.
Enseñanza principal

  • Ser mansos (entregar nuestra propia voluntad a Dios) permitirá que Dios cumpla su voluntad en nosotros.
Texto base

“Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad” (Reina Valera).

LECCIÓN 1. Alumnos de Jesús... ¡a clase!

TRABAJAMOS CON:
  • Alumnos de Jesús… ¡a clase!
  • Lucas, Abril... ¡y Brisa!... por el caminito de la vida
LO QUE DEBES PREPARAR PARA ESTA CLASE

  • Copias del estudio de hoy.
  • Copias de la historieta para el teatro leído.
  • Tarjetita para el final de la clase.

INTRODUCCIÓN

Actividades para atraer a los chicos:

o Dar la bienvenida a todos los chicos, y expresarles lo contentos que están de encontrarse con ellos.

o Tomar un tiempo para conversar y orar por las necesidades y agradecimiento que ellos traigan. Preguntar acerca de los estudios que están realizando cada mes y pedirles que expresen si están poniendo en práctica lo que aprenden. Dar tiempo para dialogar.

o Expresar a los chicos que hoy disfrutaran de una clase de teatro. Se llama teatro leído, donde un grupo de chicos y de maestros o colaboradores hacen una pequeña obra, pero en lugar de hacerlo de memoria, leerán el texto. Para ello trabajar con la historieta: Lucas, Abril… y Brisa, por el caminito de la vida.

Para unir la introducción con el resto de la clase: afirmar que este mes volveremos sobre la bienaventuranza que habla de ser manso.


DESARROLLO DE CONTENIDOS

o Leer y explicar el punto 1 y 2. Dar ejemplos de actitudes que tienen que ser controladas por Dios, como los enojos, el griterío, las peleas, la mentira, etc.

o Pedir a los chicos que den algunos ejemplos concretos que les suceden a ellos o a personas que ellos conozcan.

o Anotarlas en un afiche o en el pizarrón.

o Trabajar con el punto 3. Ayudar a todos a completar con los ejemplos. Si otra vez esos ejemplos no surgen de ellos, decirles cosas cotidianas que nos ocurren a todos. Por ejemplo somos mansos cuando podemos decir la verdad, aunque nos reten luego de ello, cuando podemos dejar pasar si alguien nos hace alguna burla o nos dice algo que no nos agrada, etc.

o Trabajar con el punto 4 de unir para afirmar lo ejemplificado en los puntos anteriores.

o En el punto 5, leer el pasaje de 1º Pedro 2:22. Expresar que Jesús puede entendernos y ayudarnos a controlar nuestras actitudes negativas, pues el mismo pasó por eso. Tenemos que pedirle su ayuda siempre.

ACTIVIDAD FINAL O DE CIERRE

o Orar para poder ser mansos como Jesús.

“Señor, quiero ser manso de corazón. Por favor, dame las fuerzas para ser manso como vos, para no hacer lo que te desagrada, y dame la humildad para dejarme guiar por ti. Amén”.


LECCIÓN 2. “Lo puedo hacer con la ayuda de Dios”.

TRABAJAMOS CON:

• Historias con propósito: En tu nombre

LO QUE DEBES PREPARAR PARA ESTA CLASE

o Pelotas para el juego de la introducción.

INTRODUCCIÓN

Actividades para atraer la atención de los chicos:

Hoy iniciaremos la clase con un juego de pelotas. Si se puede, usar pelotas plásticas o de goma, sino hacer pompones de lana o pelotas de papel. Si hay posibilidad de hacer este juego en un patio será mucho mejor.
El juego se realizará de la siguiente forma:
Se divide la clase en dos grupos y se colocarán un grupo en frente del otro.
Se le da una pelota a cada niño de todo un grupo. Ellos comenzaran el juego.
Deberán hacer tres tiros hacia arriba, y al cuarto tiro tirársela al compañero del otro grupo. Tratarán de que la pelota llegue a las manos del compañero. Perderá si se la tira para cualquier lado.
El juego es muy divertido, porque una vez que comienzan a tirar la pelota hacia arriba, lo que sigue es querer tirarla hacia cualquier lado para que su compañero tenga que salir corriendo. Aunque ellos deberán tener control de sus movimientos para que la consigna sea cumplida correctamente. El juego se repetirá por lo menos dos veces. Ganará el equipo que logre pasar la pelota a su compañero habiéndola tirado al piso la menor cantidad de veces posible.
Para unir la introducción con el resto de la clase: una vez finalizado el juego, reunir a los chicos y expresarles lo importante que es tener control en todo lo que hacemos. Aunque lo que hicimos fue apenas un juego, muchas veces nos pasa que no tenemos control en cosas tan pequeñas como tomar primero el tiempo para hacer las tareas, no comer determinadas cosas que sabemos que nos hacen mal, etc. Hoy conocemos la historia de “Alfi” un niño que tenía algunos problemas…

DESARROLLO DE CONTENIDOS

o Narrar la historia con propósito o leerla de forma amena, dando tiempo para que los chicos puedan anticipar alguna parte del relato con el fin de comprender mejor.

ACTIVIDAD FINAL O DE CIERRE

o Ayudar a los chicos a pensar en las cosas que Alfi tuvo que hacer para lograr el control de su peso y de su forma de comer.

o Enumerar las acciones y anotarlas en el pizarrón. (escuchó lo que Dios decía por medio de Jesús, tomó la decisión una vez pero no la cumplió, tomo la decisión otra vez y si la cumplió, hizo eso muchas veces más, etc.).

o Observar que esas mismas acciones se repiten cuando cualquiera de nosotros tiene un problema con el control de algunas actitudes.

o Orar pidiendo a Dios que nos ayude a dejarnos “controlar” por Él.


LECCIÓN 3. Dirigido por Dios

TRABAJAMOS CON:

• Historia bíblica del mes: Dirigido para la victoria

LO QUE DEBES PREPARAR PARA ESTA CLASE

o Pañuelos para tapar los ojos.
o Copias de los dibujos de Gedeón, pinturitas y otros elementos para colorear.

INTRODUCCIÓN

Actividades para atraer la atención de los chicos:

Nuevamente comenzamos la clase con un juego. Se llama: “En búsqueda de un tesoro, pero… con los ojos de él”. Esta vez nos agrupamos de a tres chicos y escuchamos la consigna.
De manera anticipada el maestro explica que en cuatro o cinco lugares del salón dejo guardadas algunas consignas (como la búsqueda del tesoro) que uno de ellos debe encontrar.
Un chico del grupo de taparse los ojos con una tira de tela de modo que no pueda ver a través de ella. Sus compañeros deberán guiarlo solo con afirmaciones orales, no pueden agarrarlo de la mano ni dirigirlo hacia el lugar donde creen que se encuentra el tesoro.
Gana el juego quien mejor sigue las consignas dadas por sus compañeros y llega al lugar del “tesoro”. El premio puede ser una fruta, un barrita de cereal, un turrón, etc.
Para unir la introducción con el resto de la clase: hoy escucharemos una historia muy importante, de una persona que se dejó dirigir, se dejó guiar por Dios y el lo ayudó. Veamos como paso todo esto.

DESARROLLO DE CONTENIDOS

o Narrar la historia de Gedeón relatada en la revista o si se quiera seguir el texto bíblico.
o Conversar con los chicos sobre situaciones en las que tengan que buscar la ayuda de Dios, la guía y animarlos a hacer lo que El les pide siempre, aunque a veces eso sea difícil.
o Afirmar la verdad de que Dios tiene una recompensa para todos nosotros.

ACTIVIDAD FINAL O DE CIERRE

o Dibujar y colorear la historia de Gedeón, a fin de recordar que en los momentos más difíciles siempre Dios está a nuestro lado, marcando un camino, mostrando la dirección que debemos seguir.
Gedeón obedeció a Dios, se dejo guiar por El. Yo puedo hacer lo mismo. Así seré bienaventurado

LECCIÓN 4. La Biblia. Su historia.

TRABAJAMOS CON:

• Septiembre… mes de la Biblia

LO QUE DEBES PREPARAR PARA ESTA CLASE

o Hojas blancas y elementos necesarios para escribir o dibujar.

INTRODUCCIÓN

Actividades para atraer la atención de los chicos:

Conversar con los chicos sobre porque para nosotros es tan importante La Biblia, la palabra de Dios.
Entregar a cada niño una hoja grande y en blanco, donde puedan expresar que es la Biblia para ellos, anotar un versículo que saben de memoria, una oración de gratitud Dios, etc.
Colocar sus trabajos a la vista para que puedan verlos en las sucesivas clases.
Para unir la introducción con el resto de la clase: expresar que este mes de setiembre es el mes de la Biblia, y que en todo el mundo se enumeran las virtudes que tiene la Palabra de Dios para todos sus hijos, tanto sean grandes como pequeños.
Hoy escucharemos la historia de una niña como ustedes pero fue una persona muy importante, en un rato conocerán acerca de ella.

DESARROLLO DE CONTENIDOS

o Narrar la siguiente historia real, que conmueve muchísimo, al conocer a una jovencita, una niña tal vez que su deseo de tener una Biblia la llevó a hacer una proeza tan grande.

o María Jones, la niña precursora de las Sociedades Bíblicas Unidas

Hazme un instrumento… Historia de una niña cuyo afán por tener una Biblia motivó a que se fundara en Londres hace más de 200 años la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera. Gracias a ese esfuerzo, hoy en tu país hay una Sociedad Bíblica y puedes tener una Biblia.
Hacia finales del año 1700, escondida entre las montañas de Gales, Gran Bretaña, había una pequeña cabaña en la que vivía la niña María Jones. Los padres de María eran gente trabajadora. Su papá tejía hermosas telas para vender en el mercado. Su mamá se ocupaba de los quehaceres del hogar. Los domingos María y sus padres iban a la iglesia.
A María le gustaba cantar los himnos; pero cuando el pastor predicaba era difícil para ella comprender los mensajes. Cuando escuchaba al pastor leer la Biblia, deseaba saber más de la palabra de Dios. Entonces nació en su corazón el deseo de tener una Biblia propia.
En aquel tiempo las Biblias eran muy escasas, y algunas iglesias tenían un solo ejemplar encadenado al púlpito. En el hogar de María no había Biblia, y aunque la hubieran tenido, ella no sabía leer.
Pero cuando se abrió una escuela cerca de su casa, su papá le dio permiso para que ella asistiera. El buen maestro John Ellis les enseñó a los niños a leer y a escribir. Cuando aprendió a leer, María caminaba todos los sábados más de tres kilómetros hasta la casa de la señora Evans, la esposa de un campesino rico que poseía una Biblia, para leerla. Pero más que nada, María quería tener una Biblia propia.
María comenzó a trabajar para juntar el dinero necesario para comprar su Biblia. Ayudaba a los vecinos con la limpieza y el cuidado de los niños, apacentaba vacas, vendía los huevos de dos gallinas que le había dado su mamá, cargaba agua del pozo, remendaba ropa. María hacía cualquier cosa para ganar unos centavitos.
Después de seis largos años de trabajar y ahorrar, María tuvo lo suficiente para comprar una Biblia, que en esa época era muy costosa.
¡Qué emoción debe haber sentido al saber que pronto tendría su propia Biblia!
Como no se vendían Biblias en el pueblo de María, debió ir a Bala, que quedaba a cuarenta kilómetros de su casa. Tuvo que caminar solita esa distancia, ¡y descalza! pues no quería gastar su único par de zapatos, pero lo hizo con alegría para conseguir su Biblia. Al llegar a casa del pastor Charles, que vendía Biblias, recibió la triste noticia: “¡Ya no quedan más!” María lloró desconsolada al oírlo.
¿Sería que se había esforzado en vano durante tantos años?
Al ver a María llorando amargamente, el pastor Charles se conmovió.
- Hijita, le dijo, no te puedo negar una Biblia. Un amigo mío tiene una Biblia que ha dejado en mi estante. Voy a pedirle permiso para vendértela.
¡Imagina el gozo que sintió María al tener la Biblia en sus manos! Una Biblia propia y en su propio idioma. ¡Sin duda fue saltando de alegría todo el camino de regreso a casa!
El pastor Charles no pudo olvidar a la joven que había trabajado durante seis años y había caminado tanto para conseguir una Biblia en su idioma. Entonces le surgió el deseo de que todos los niños, jóvenes y adultos tuvieran también una Biblia. Con la ayuda de otras personas que tenían el mismo anhelo, fundó en Londres la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera. Gracias a ese esfuerzo, hoy en tu país hay una Sociedad Bíblica y puedes tener una Biblia.
Ahora María está en el cielo. Ya hace doscientos años desde que ella trabajó diligentemente para comprar su Biblia. María fue un instrumento de Dios para que muchas personas, en distintos países del mundo, puedan tener la Biblia en su propio idioma. Tú también puedes ser un instrumento en las manos de Dios. Pídele con corazón sincero: “Hazme un instrumento”.

ACTIVIDAD FINAL O DE CIERRE

o Ilustrar parte de la historia de María Jones, o en forma completa, hacerlo en forma ordenada, por cuadros, de modo que cuando otros lo vean comprendan lo que ven.

o Agradecer a Dios por su amor y por la posibilidad de tener su Palabra y por las personas que hacen posible que ese gran libro esté en nuestras manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada